Archivo de la categoría: Opinión/General

Las funciones latentes del Tercer Taller de Periodismo de Datos

He tenido la suerte de estar en nombre de Oxfam Intermón en el Tercer Taller de Periodismo de Datos en Madrid, y escribo aquí algunas de mis impresiones:

¿Qué es el Taller de Periodismo de Datos (TPD)?

Es un espacio organizado en Medialab-Prado donde se presenta una selección de los principales proyectos periodísticos sobre una temática particular (en esta edición fue la desigualdad social), que tienen como característica principal ser proyectos donde se explotan los datos para demostrar un argumento. No es un periodismo tradicional en el que solo se investigan documentos o se entrevista a expertos, sino que también se utilizan los datos, generalmente abiertos.

Cada uno de los proyectos se presenta y conforma una mesa de trabajo a la que se suman personas expertas en diversas áreas que complementan el trabajo de quienes lideran dicho proyecto. Así pues, en una mesa puede haber periodistas, analistas de datos, informáticos, diseñadores, visualizadores, etc. Todos ellos trabajando en la misma temática

Cuenta además con la participación de expertos en la materia. Este año estuvieron dos ponentes de lo más interesantes. Por un lado Friedrich Lindenberg, periodista de datos con una vasta experiencia a nivel mundial y Sylke Gruhnwald, redactora jefe del equipo de periodismo de datos de la Radio Televisión suiza de habla alemana. Ellos también participaron como mentores de las mesas y pasan por cada una a compartir su experiencia.

¿Por qué me gustó tanto este evento?

Más allá de el mero hecho de que los proyectos presentados son muy interesantes, hubo algo que me llamó fuertemente la atención, y fue el hecho de la colaboración espontánea y sobre todo voluntaria de los colaboradores. El TDP es un punto de encuentro entre personas que tienen una necesidad (los padres del proyecto) y personas que tienen un interés en ayudar con ese proyecto (los colaboradores). Esta colaboración es completamente altruista y desinteresada, ya que no hay más premio para el proyecto ganador que ser publicado y que tu nombre aparezca en los créditos.

Eso es lo que me gustó: es verdad que puedes hacer currículum participando en este tipo de eventos, aprendiendo de otros y mostrándolo como “trofeo”, pero en había mucha gente muy preparada y con mucha experiencia, dispuesta a invertir su tiempo (el trabajo se extiende hasta diciembre, que es cuando se elige al ganador) en algo que les molaba, sin esperar nada a cambio. Por eso es el título: hay unas funciones latentes, que son el trabajo en equipo, desinteresado y centrado en una problemática que preocupa a los que participan y quieren hacer un mundo un poco mejor, además de conocer gente que comparte intereses y preocupaciones.

El modelo Fairy

Hoy en día, hay muchos productos (especialmente electrodomésticos) que ya no son lo que eran antes, sobre todo porque duran mucho menos: pregunten a sus padres cómo eran las lavadoras, neveras, coches, televisores y muchos otros productos en su época… incluso si somos relativamente jóvenes nos acordaremos cómo los móviles de antes duraban mucho más.

Esta es la idea de obsolescencia programada, que plantea que la vida útil de los aparatos se programa para que duren el tiempo justo hasta que se caduca la garantía, así tendremos que comprar otro nuevo porque se nos dañó el anterior, lo cual se traduce en más beneficios para la empresa.

Entonces, sabiendo esto, estaba fregando los platos de casa y al coger el Fairy, me dí cuenta de que apunté la fecha en que lo había estrenado (soy así de friki), y noté que aunque la botella dice que dura 22 semanas, hacía tiempo que yo ya había rebasado esa fecha, y que aún me faltaba para acabar el lavavajillas. Por esta razón, yo no dudaré ni un segundo en comprar Fairy la próxima vez que lo necesite, así como muchos otros objetos que me han durado un montón de tiempo y siguen cumpliendo su función de forma perfecta.

Me pregunto entonces: ¿Qué funciona mejor en una economía como la de hoy? ¿La obsolescencia programada: tener al cliente cabreado, aunque fidelizado porque necesita reponer el producto, o el modelo Fairy, donde a pesar de que no compremos con tanta frecuencia terminaremos comprando igualmente?

Es cierto que quizás en un plazo de 10 años, el beneficio obtenido por un fabricante de lavadoras puede ser superior al de P&G con el Fairy, pero ¿no necesitamos una economía más sostenible y menos canibalista, sobre todo en estos tiempos de crisis?. Recordemos todo lo que la obsolescencia programada conlleva: mayor generación de residuos, mayor gasto para las familias, mayor necesidad de materiales de fabricación, etc…

¿Ustedes que opinan?

En fin, me voy a fregar los platos, que se me acumulan otra vez.

fairy-logo

 

 

Dolor… ¡Y bienvenidos de vuelta!

Me considero una persona que sabe un poco de informática. Gracias a la formación que me dio mi hermano (ingeniero en informática) creo que he podido espabilarme en lo más básico de este mundo tan complejo, pero… ¡qué difícil ha sido trasladar mi blog desde WordPress a mi dominio!: he visto tutoriales, he preguntado a gente y me he frustrado, hasta que al final lo he conseguido (no sin la ayuda de mi proveedor de hosting).

En fin, espero que les guste mi página y que se entretengan leyéndola, ya que uno de mis propósitos para este nuevo año es dedicarle más tiempo y cariño.

 

Esqueleto

Migrando mi blog…

 

Edreams (Seamos transparentes)

Me estoy planificando para las vacaciones de verano (sí, soy de los que compra con mucha antelación), y como muchas personas, una de las primeras opciones que barajé fue la de consultar Edreams para hacer mi reserva de vuelo. Al principio me gustó la propuesta: simplemente hice unos ajustes de horario que se adaptaban más a lo que quería, pero nada más, y el precio era elegante: 220 euros por dos personas. Pero vaya sorpresa me he llevado cuando a la hora de pagar, el precio me aumentaba casi 80 euros por los “gastos de gestión”, lo cual hizo que me indignara y me marchara de la página.

Con esto no quiero decir que Edreams haga algo ilegal, sino que simplemente nos venden un precio genial cuando buscamos y resulta que luego nos sale más barato ir directamente a la página de la aerolínea y comprarlo desde allí (que por cierto, ya no ponen a Ryanair en los resultados, sino que lo dejan a la imaginación del viajero).

He aquí mi reflexión: seamos transparentes. Durante muchos años escuché cómo se engaña a los clientes simplemente por el hecho de que no son conocedores de la materia, y los procesos de investigación se han vuelto tan oscuros y cerrados que ya es increíble la diferencia que existe entre los resultados obtenidos y los resultados entregados. Sin embargo, creo que esto no es solo culpa de los investigadores, sino también de los clientes, quienes cuando no reciben los resultados que quieren simplemente se van a otro proveedor que los engañe y los haga felices. Como me dijo un gran amigo: “Estamos en un teatrillo en el que todos participamos, pero nadie hace preguntas…”.

La solución es muy sencilla: para el cliente es hacer preguntas, pues con muchas preguntas el mentiroso es inconsistente, y buscar gente cuyos valores sean la transparencia y la honestidad. Para los investigadores, asumir el riesgo de que la verdad a veces duele, y que podemos perder un cliente por ello, pero nosotros dormiremos más tranquilos.

Al final terminé comprando mi pasaje en Edreams, ya que era la mejor opción y aunque no son transparentes al principio, al final sí que lo son (sin embargo a veces nos aparecen pasajes que cuestan 20 euros y luego suben a 300…), pero igualmente debemos estar atentos.

Edreams